Author avatar

Jayne Bibby

EDITOR ESTILO

Julio

20/2017

COMPARTIR

THE REMARK PRIMARK

The Re:Mark: haz buen papel

Libretas, bolis, rotuladores fosforitos, notas adhesivas, carpetas, grapadoras, sujetapapeles, tijeras… Todo lo que se te ocurra, lo tengo en mi escritorio. Aunque, la verdad sea dicha, la mayor parte de mi trabajo de redacción creativa lo hago en el móvil; así que, ¿por qué será que sigo totalmente fascinada con el material de oficina y no puedo pasar por delante de una papelería sin entrar? ¿Qué tiene que consigue que todos perdamos la chaveta por los cuadernos nuevos, temporada tras temporada? Desde luego, hay situaciones en las que cuesta  hacer buen papel…

«THE REMARK» DE PRIMARK

Los artículos de escritorio me devuelven a mis años de colegiala, cuando el comienzo de un nuevo curso significaba estrenar zapatos, mochila y, lo que era más importante, libretas. Como eran mías, y no del colegio, podía escribir y pintar tantos grafitis en las tapas como quisiera sin meterme en líos. Además, podía garabatear corazones dedicados a mi amor platónico del momento mientras suspiraba sin cesar en la clase de mates.


Si saltamos hasta el presente, todavía me emociona elegir un cuaderno nuevo y decidir para qué voy a usarlo. El proceso conlleva una gran dosis de nostalgia y, pese a que a algunos nos obsesiona ilusiona más que a otros, me cuesta horrores encontrar a alguien que odie los artículos de papelería.

 

Aunque me paso todo el día mirando a una pantalla y escribiendo en documentos de Word, sigo prefiriendo el papel y boli para las reuniones. Creo que lo que me gusta es esa sensación de estar organizada, tomar apuntes y planear mis horarios en papel para contar con una hoja de ruta lista para la semana entrante. Y las listas de tareas pendientes… ¡No nos olvidemos de lo maravilloso que es hacer una lista de tareas pendientes! Todavía siento un estremecimiento cada vez que tacho algo al final del día. Sin excepción. ¿A ti también te pasa?

 

Eso sí, fuera del trabajo, me hago las listas de la compra en el teléfono y hasta redacto mi columna en el móvil mientras voy en el tren por las mañanas, porque me da miedo que se me escape un filón de inspiración si no lo anoto en el acto.


Muchísimas veces me ha pasado que se me ha ocurrido una gran idea para un artículo, una columna o un capítulo y me he dicho a mí misma superconvencida que era imposible que se me olvidase porque era MUY buena. Y al cabo de una hora me estaba dando cabezazos contra la pared porque se me había olvidado. Pero, como siempre llevo el móvil conmigo, no tengo excusas. 

La misma conexión emocional que se siente al llevar una revista en la mano y ojear las páginas con cariño se experimenta apretando una libreta contra el pecho de camino a una reunión. Sí, vivimos en la era digital, pero no cabe duda de que el contacto físico aún tiene cabida. Y estoy segura de que no soy la única que posee una con sus iniciales (lo que es, por cierto, la versión adulta de escribir tu nombre con Tipp-Ex en el estuche del cole… ¡Menos mal que hemos avanzado!).

 

No estoy segura de que tomar notas con una tablet haya llegado a cuajar; sé a ciencia cierta que sacar fotos no tiene mucho éxito (cualquiera que se haya sentado detrás de alguien que hacía fotos con una en la Semana de la Moda me entenderá), pero con el smartphone es distinto. Es fácil de coger, siempre lo llevas en el bolso o en el bolsillo y te permite hacer varias cosas a la vez, como escribir mientras escuchas música, además de poder recibir llamadas y enviar mensajes. El sueño de todo urbanita chiflado y casi una necesidad básica. Por suerte también se puede usar para escuchar aplicaciones de meditación al final de la jornada. Namasté.

 

Sin duda tomar papel y boli y dar forma a los pensamientos íntimos tiene algo de romántico, ya sea para un diario personal, una lluvia de ideas creativas o simplemente para planificar un viaje. No solo estás organizando tu vida en un cuaderno, sino que también estás traspasándole tu confianza.

 

Algo que con toda certeza no va a cambiar con los años es ese sentimiento que te recorre cuando alguien te da una nota escrita a mano o te manda una carta por correo; sabes que ha dedicado tiempo a escribirla especialmente para ti y tiene mucho más valor que un mensaje de Facebook o un SMS. ¿Será que ese sentimiento de «la vuelta al cole» que nos gusta a todos es solo un anhelo de control e independencia? Puede ser, pero me da igual. A lo mejor soy una maniática del control, pero lo más seguro es que vaya a serlo con una libreta personalizada la mar de bonita y un bolígrafo fabuloso.


@jaynebibby

THE REMARK PRIMARK
13.07.17

Mujer

The Re:Mark: recuerdos cosméticos

Recuerdos cosméticos de hoy y ayer…

THE REMARK PRIMARK
06.07.17

Mujer

The Re:Mark: jardín urbano frondoso

Prepárate para pensar en verde… 🌵

Author avatar

Jayne Bibby

EDITOR ESTILO

Julio

20/2017

COMPARTIR

THE REMARK PRIMARK

¡Genial!

Has añadido el primer artículo a tus favoritos.
Para verlos cuando quieras, haz clic aquí.

¿Te toca actualizarte?

Puedes acceder a Primark.es con las versiones más recientes de varios navegadores web, como Chrome, Firefox y Safari. Comprueba que tienes instalada la última versión para sacar el máximo partido de Primark.es