Publicación anterior Siguiente Artículo

Cómo conseguir un sueño reparador

Dado que la actual crisis sanitaria ha trastocado por completo nuestros horarios y rutinas cotidianas, es normal que nuestros patrones de sueño también se vean afectados. Es posible que la incertidumbre que genera esta pandemia te mantenga la mente ocupada por la noche o que, al no tener que desplazarte hasta la oficina, te levantes un poco más tarde. Sea como sea, no eres la única persona a la que le pasa esto, pero descansar bien es esencial para tu bienestar mental, así que sigue leyendo para descubrir desde consejos para adormecerte hasta métodos para dormir mejor.

Tu guía para dormir bien por la noche

imagen principal de sueño reparador

Un dormitorio de ensueño

Si te toca teletrabajar, puede ser muy tentador contestar los correos electrónicos sin dejar el confort de tu cálida cama; pero, si quieres disfrutar de un sueño apacible, lo mejor será separar los espacios de trabajo y descanso para evitar confusiones. Intenta mantener tu escritorio alejado de tu dormitorio y quítate el pijama cada día, aunque sea solo para ponerte un cómodo chándal. Transforma tu habitación en un remanso de paz cambiando las sábanas con frecuencia y optando por tus pijamas más suaves. Los ambientadores también pueden ayudarte a dormirte antes, sobre todo los de lavanda.

Una rutina saludable

Intenta mantener una rutina, tanto para levantarte como para irte a dormir. Ahora que tienes más tiempo libre, es muy fácil alterar la calidad del sueño haciendo siestas a deshoras, pero piensa en cómo pueden afectar a tu descanso nocturno. Uno de los consejos más conocidos y difíciles de seguir para dormirse sin esfuerzo es intentar desconectar de los ordenadores o dispositivos móviles dos horas antes de irse a la cama, pero si eres incapaz de pasar de las redes sociales, al menos baja el brillo de la pantalla. Si tienes dificultades para relajarte, un baño caliente antes de irte a dormir puede ayudarte a liberar tensiones.

Un despertar revitalizador

Ponte el despertador y respeta un horario. Sí, eso quiere decir no dejar que pare y vuelva a sonar una y otra vez. Tu cuerpo se acostumbrará a levantarse a cierta hora de forma natural y esto, a su vez, hará que salir de la cama sea mucho más fácil. Abre las persianas y las cortinas para dejar entrar la luz natural y haz la cama para tenerlo todo a punto para descansar cuando llegue la noche. Intenta organizarte y reservar un poco de tiempo cada mañana para hacer algo de ejercicio o meditación antes de prepararte un buen desayuno.