Publicación anterior Siguiente Artículo

Cómo crear un spa en casa

Si te mueres de ganas de pasar un día en un centro de belleza para recobrar la conciencia plena en tu vida, sigue leyendo para descubrir nuestros tratamientos caseros y secretos de belleza para desconectar al máximo. Antes de empezar, ponte música relajante y enciende unas velas aromáticas o difusores para crear un ambiente de serenidad. Al final de tu día de mimos y cuidados, te sentirás en las nubes y a punto para meterte en la cama y disfrutar de un sueño reparador.

Nuestros trucos y consejos para un día de spa en casa

alt=

Tratamientos de belleza caseros

Si quieres rejuvenecer tu mirada, simplemente corta unos discos de algodón por la mitad, mójalos con agua y ponlos en la nevera. Cuando los tengas listos, vierte en ellos unas gotas de tu sérum favorito y colócalos debajo de los ojos. Nosotros apostamos por el aceite de vitamina C para obtener un contorno de ojos radiante. Hazte tu propio exfoliante mezclando tu limpiador preferido con sal; además, así crearás un tratamiento facial 2 en 1. En cambio, si te apetece aplicarte una mascarilla facial mientras te das un baño relajante, mezcla un poco de avena triturada con miel y la yema de un huevo. Esta fantástica mascarilla tiene propiedades exfoliantes e iluminadoras que te dejarán un cutis espectacular.

Prepara tus propios productos faciales

Tus nuevos productos para el cuidado de la piel

Empieza tu tratamiento facial lavándote la cara con un limpiador para acabar con cualquier impureza y restos de maquillaje. Luego, usa tu exfoliante casero para eliminar las células muertas y permitir que afloren las vitaminas y los minerales de la piel, y aclara bien. Aplícate una mascarilla facial, ponte los discos de algodón empapados en los ojos y déjalos actuar durante diez minutos. A continuación, usa una toalla húmeda caliente para limpiarte la cara. Una vez que el rostro esté seco, aplícate el sérum de tu elección y usa un rodillo facial para extenderlo uniformemente. Masajea la piel en movimientos ascendentes, desde el cuello hacia arriba, para favorecer la absorción y el drenaje de cualquier posible hinchazón. Termina el tratamiento aplicándote una crema hidratante con un suave masaje en la cara, cuello y escote. ¡Pero mírate! ¡Estás espectacular!

Cuidados faciales

La rutina de un baño relajante

Enciende unas velas y prepárate un baño de burbujas de ensueño. Antes de cerrar el grifo, vierte un puñado de sales de baño y unas gotas de aceite para que tu piel quede bien hidratada al salir de la bañera. Echa un poco de gel perfumado o, si te apetece algo más especial, una bomba de baño. Ten tu esponja vegetal a mano y coloca una toalla y el pijama en el radiador para que estén calentitos cuando termines tu baño. Ya lo tienes todo listo para deslizarte en el agua, coger un libro o escuchar un pódcast y darte el gusto de tomarte un agua infusionada con frutas o una taza de té.

Hora de darse un baño

Manos hidratadas

Ahora que hay que lavarse las manos con más frecuencia para prevenir la COVID-19, es posible que las sientas más secas de lo habitual. Para paliar la deshidratación de la piel, prueba nuestro sencillo tratamiento que te dejará las palmas tan suaves como las de un niño. En primer lugar, mete las manos en agua tibia con jabón para reblandecer un poco la piel. A continuación, mezcla un chorro de aceite de oliva con un poco de sal para elaborar tu propio exfoliante que elimine las pieles muertas. Aclárate y sécate las manos, empuja suavemente las cutículas y corta cualquier padrastro con unas tijeras de manicura. Elige una crema o un bálsamo para hidratar las manos y no olvides aplicarte unas gotas de aceite en las cutículas para que también queden bien hidratadas. Consejo estrella: ponte unos guantes de algodón toda la noche para intensificar el proceso de hidratación. Si no tienes guantes, no pasa nada, puedes usar unos calcetines de algodón.

Tratamiento para manos secas

Agua infusionada

Mantén el cuerpo hidratado preparando una bebida refrescante con pepino, frutos del bosque, menta y tus cítricos favoritos. Córtalos en rodajas, mételos en una jarra o una botella llena de agua y déjala reposar durante una noche o unas horas antes de tomarla. Puedes reservar los trozos de fruta que te sobren como tentempié para tu día de spa o colocarte un par de rodajas de pepino debajo de los ojos para reducir las bolsas.

alt=
Tamera
Redactora de moda
11/05/2020
Publicación anterior Siguiente Artículo