alt=

Conoce al fotógrafo de moda Rankin

Antes del lanzamiento de nuestra campaña «A Better Future», conocemos al hombre que se esconde detrás de la cámara y charlamos con él sobre sostenibilidad y moda.

alt=
Jayne Bibby
alt=

El fotógrafo de moda británico Rankin es el autor de las imágenes de nuestra última campaña «Time For Change: Better Future». John Rankin Waddell, conocido como Rankin, es un referente en la industria de la moda desde hace más de treinta años, desde sus primeros retratos a finales de los 80 o la cofundación de la influyente revista Dazed & Confused con Jefferson Hack.

Ha fotografiado a los Rolling Stones, David Bowie, Kate Moss, Kendall Jenner y a la reina de Inglaterra, entre otros muchos. Ahora nos preguntamos, ¿por qué decidió encargarse de la sesión de fotos de la primera campaña sostenible de Primark? ¿Qué le atrajo de la propuesta? «Mis creencias personales concuerdan con esta iniciativa y me siento muy identificado con el compromiso de Primark por el cambio. Trabajar con una marca tan importante, que apuesta por la sostenibilidad de una forma tan abierta, resultó un paso natural para mí».

Rankin cree que ni los diseñadores ni los fotógrafos toman las decisiones importantes en el mercado de la moda, sino que de esto se encargan los grandes minoristas. Ellos son quienes pueden marcar la diferencia y quienes deben dar el primer paso. «Si puedo entrar en cualquier tienda del sector minorista y comprar algo ético o producido con conciencia ecológica, tendré la oportunidad como consumidor de tomar una decisión sostenible. Hasta que eso ocurra, la mayoría de las personas no podrán acceder a la moda sostenible».

Rankin siempre ha manifestado su pasión por la sostenibilidad y el futuro de la moda. Se asegura de que sus proyectos se basen en temas que le resulten importantes. Por eso habló en la feria Milano Unica el año pasado sobre la sostenibilidad en la industria de la moda y creó un monstruo de plástico para la Surfrider Foundation con el objetivo de concienciar sobre la contaminación que provoca el plástico en los océanos.

alt=
alt=

Sabemos que la sostenibilidad es una de sus grandes pasiones, así que le preguntamos qué significa para él «poner su granito de arena por el medioambiente». «Significa reflexionar acerca del impacto de mis decisiones en el medioambiente y pensar en lo que esto supone para el futuro del planeta. Con respecto a los minoristas, el objetivo fundamental de la moda sostenible debería consistir en tratar de reducir al máximo su impacto negativo, a través de materiales y objetos que no resulten perjudiciales para el medioambiente. Por ejemplo, con la fabricación de artículos con emisiones neutras de carbono o la creación de productos con una vida útil prolongada que las personas puedan disfrutar eternamente. Es importante recordar que cada elemento, por pequeño que sea, tendrá un impacto».

Rankin afirma que contar con un público comprometido en sus redes sociales implica la responsabilidad de fomentar y educar en la elección de un estilo de vida sostenible. «Hay toda una generación que ha crecido entendiendo y usando la fotografía para expresar sus propias emociones. Gracias a Instagram y los iPhones, tanto para bien como para mal, la gente se interesa por la fotografía más que nunca. Es un medio muy vinculado a la cultura contemporánea y eso lo convierte en uno de los mejores vehículos para fomentar el cambio y las elecciones sostenibles».

Rankin considera que el espacio mental es indispensable a la hora de tomar decisiones más responsables. «Creo que la clave es proporcionar tiempo a la gente para que reflexione. No creo que la gente tome de forma consciente decisiones no sostenibles o perjudiciales para el futuro del planeta. En un momento de prisa o estrés, ¿quién no ha comprado una botella de agua de plástico o ha tirado algo reciclable en el contenedor equivocado? En mi estudio contamos con el equipo Green Team. Este nos garantiza que gestionamos nuestros residuos y reciclaje de forma responsable y nos informa acerca de cómo vivir de forma sostenible y tomar mejores decisiones de compra».

Rankin acumula más de 30 años de experiencia como fotógrafo y confiesa que nos encontramos en un momento muy especial para su gremio. «En este momento, podemos disfrutar de muchos fotógrafos que innovan con sus creaciones y superan todos los límites de la fotografía. Me encanta Em Cole; su obra engloba la fotografía, la animación, el arte digital… Me fascina porque adopta nuevos formatos y recurre a la última tecnología para definir su estilo atrevido».

alt=
alt=

¿Hay algún otro fotógrafo prometedor que haya llamado su atención? «En la actualidad, encontramos jóvenes promesas como Karolina Wojtas, que crea sesiones de fotos surrealistas y extraordinarias con sus amigos y familiares. Gracias a su estilo único, fotografió una campaña para Marni antes de terminar sus estudios de fotografía». Después, añade: «Hace poco comencé a trabajar con Share the Mic, un proyecto que ayuda a las marcas a mostrar el talento de los jóvenes negros. Así conocí a Ejatu Shaw y a Callum Malcolm Kelly, dos fotógrafos que están destinados a cosechar grandes éxitos».

La moda y la fotografía van de la mano, así que, en opinión de Rankin, ¿qué tipo de cambio empezaremos a ver en la industria? «Nunca he entendido el impulso de tratar la moda como algo ajeno al mundo real. Sé que en las revistas todo gira en torno a la fantasía, pero cuando separas la industria de la moda de la realidad del mundo, le ofreces un lugar donde esconderse y una excusa para no preocuparse por los problemas reales. La moda es una parte esencial de la cultura; no todo el mundo va al cine o lee novelas, pero todos usamos ropa. Es importante que nuestra industria entienda su impacto en el mundo, que cambie de forma activa sus prácticas de trabajo y que luche por un futuro mejor».

En la actualidad, comenzamos a comprender la realidad de nuestros propios mundos después de la COVID-19. ¿Cómo será, bajo el punto de vista de Rankin, el futuro de la fotografía de moda? «Buena pregunta», confiesa. «Lo interesante de los últimos 12 meses, antes y después de la COVID-19, es que la gente está adoptando una actitud más política. Esto supone un gran cambio en la industria de la moda. Hasta hace poco, tan solo había algunas personas que se pronunciaban al respecto. Ahora, todo el mundo quiere participar. Me parece estupendo y espero que esta tendencia continúe».

A continuación, prosigue: «¿Quién sabe cómo será la próxima semana de la moda? Lo que está claro es que nuestro futuro es digital. Basta con ver la viralidad de la información y cómo los datos, las tendencias e Internet han influido en nuestros intereses y perspectivas. La tecnología nos ofrece una gran conectividad; lo que hemos observado desde la COVID-19 es que la energía y la creatividad pueden surgir, aunque los creativos y los diseñadores no se encuentren en la misma habitación».

alt=
alt=

El equipo de Rankin es conocido por su capacidad de anticiparse a las nuevas tendencias, así que, ¿cuál creen que será la próxima gran tendencia centrada en la sostenibilidad?

«Me encanta ver cómo se extiende el "upcycling" y cómo se han reducido las compras. Me parecería estupendo que la próxima tendencia centrada en la sostenibilidad naciera de estas corrientes. Ahora, más que nunca, las personas se plantean qué es realmente necesario y qué no lo es. Comprenden que pueden ser creativas en sus elecciones e ir a la moda sin tener que renovar por completo su armario cada temporada. También me parece extraordinario que empresas como Primark ofrezcan programas de reciclaje en las tiendas para que los clientes puedan dejar sus prendas usadas y evitar que estas acaben en algún vertedero. Es algo magnífico que representa un gran adelanto "por un futuro mejor" (A Better Future)».